fbpx

Sesión de embarazo otoñal

Hoy la mañana ha empezado lenta, necesito conectar con la energía de la naturaleza. Perdida en mis pensamientos llego a un bosque cercano que descubrí hace unos años, me transporta a la calma de la vida real. Sigo el camino, me adentro en el aroma de la hierba, de la tierra húmeda. Las hojas caen, su crujir bajo mis pies me acompaña hasta un pequeño llano rodeado de árboles que me acoge en su muda conversación. Una luz preciosa se filtra entre las hojas y las ramas, cierro los ojos, me concentro en sentir su sedoso calor en mi rostro. Puedo verlos pasear de la mano, entre los árboles, apoyarse en la corteza mirándose con ilusión y sosiego.

Ella conoce la maternidad y lo que supone la ficción de la conciliación, también sabe que un hermano/a es el regalo más valioso que te puede hacer una madre. Esperan a la pequeña que completará el clan, la magia de la vida, siendo conscientes que no será un camino tranquilo, que habrá que renunciar, dormir poco y querer mucho para que la familia siga unida y sean cómplices de las mil aventuras que les depare el destino, porque juntos es mejor.

Con ellos compartí una bonita mañana, compartimos experiencias, compartimos cariño, compartimos la vida mientras la primavera se abría paso. Ahora llegó el otoño y me gustaría contar tu historia, la historia de una nueva familia que está a punto de crearse, de un momento único al son de la naturaleza, del vuelo gravitacional de las hojas, del aroma de los dorados de esta luz que nos inundan, del brillo a futuro contenido en unas imágenes que os acompañaran para siempre.

COMENTARIOS

  • Irene Melis

    octubre 25, 2021

    Eli, mil gracias por tu cariño, acompañamiento, paciencia y amor por tu trabajo. Es siempre una alegría hacer una sesión contigo. Por muchas más! IRENE & Guille

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.