Más allá del embarazo

Hoy hace nueve años amenecía por mi primera vez con mi hijo en brazos, y sinceramente, ni mi formación ni mi sentido común podía imaginarse el viaje que empezaba. Ahora que ya han pasado 9 años y que soy madre de dos niños creo que puedo decir que he aceptado y entendido todo lo que conlleva para mi ser madre. Digo para mi porque no hay una sola manera de vivir la maternidad, hay múltiples como cada una de nosotras, todas llevamos una mochila de vivencias, todas tenemos una lista de sueños por cumplir en esta vida y todas intentamos ser las mejores madres para nuestros/as hijos/as.

He pasado por momentos dulces, de querer ser y estar en exclusiva para mis hijos, seguramente la combinación de hormonas postparto y lactancia junto el modelo de maternidad que tenemos, y lo que la sociedad ha establecido que es labor nuestra por cuestión de género, influenciaban ese estado-sentir.

En otros momentos he querido escapar de todas las obligaciones y responsabilidades que conllevar traer a este mundo individualista, productivista y capitalista una nueva vida, y cuando lo hacia aunque fuera por un ratito, sentía que los había abandonado, que estaba desatendiendo mi responsabilidad como madre aunque los dejara con su querido padre.

Hoy me siento orgullosa de la madre que soy, imperfecta, a veces con la mente en otro sitio, pero siempre intentando escucharles y estar para acompañarlos en lo que necesitan, un abrazo, un baño, que les escuche, preparando su ropa……(paro porque la lista puede dar para otro post), me siento orgullosa y una privilegiada de estar disfrutado y sufrido al máximo de estos años de mis hijos, de haber reconducido mi vida laboral para poder estar presente cuando yo y ellos lo hemos necesitado sin sentir que estaba abandonando mis expectativas como persona ni mis necesidades como madre, Pero también estoy orgullosa de haberme escuchado y no avergonzarme de todo lo que he sentido, de lo bonito y de lo políticamente o socialmente incorrecto, de compartir las cosas no tan bonitas de la maternidad. Todo este camino me ha enriquecido, he entendido el privilegio que tengo y he aprendido de la invisibilidad que suponen los cuidados. Todo, lo bueno y lo malo nos da la oportunidad de aprender e ir construyendo nuestra realidad, ver las oportunidades en posibles obstáculos y siempre, siempre seguir hacia delante con mucha ilusión, la vida es una y hay que disfrutarla como viene a tope.

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.