sesiones de bebé y corresponsabilidad

Las sesiones de bebé son más que una sesión, son sesiones intensas, momentos de compartir experiencias e incluso de medirle el pulso al feminismo. Si, si como lo estás leyendo, os puedo decir que en los 8 años que llevo haciendo sesiones de bebé cada vez veo más corresponsabilidad en el cuidado de los recién llegados e incluso he visto como está cambiando nuestra mentalidad en el uso de los apellidos. Cuando yo tuve a mi primer hijo saqué el tema con mi pareja sabiendo que era un tema que estaba más que decidido incluso por mi parte, no le puse nada de energía y acepté lo establecido. En cambio este año he tenido a padres en mi estudio con este argumento: «¿porque tenía que llevar primero mi apellido?» mientras mira a la madre con gran complicidad. Estos gestos me emocionan y me esperanzan, estoy convencida que este pequeño tiene unos referentes de paterno y materno de 10 que harán posible un mundo más igualitario.

La fotografía es reflejo y memoria, es documento y sentimiento, por eso os insisto en que salgáis en las fotos con vuestros pequeños y pequeñas. En el futuro ese pequeño será un reflejo de vuestra combinación de ADN pero también será memoria de lo que habéis vivido juntos, y esas primeras fotos juntos serán su memoria inconsciente que vosotros podréis recordarle. Seguramente en algún momento cuando sea adulto, no esperéis mucha empatía en la adolescencia, mirará estas fotos y conectará con vuestra juventud, con su momento vital que también fue el vuestro y quien sabe si sentirá a su niño interior observando sus primeras sonrisas.

Las sesiones pueden durar 2-3 horas pero la verdad es que creo que se pasan volando no solo para mi sino también a los progenitores. El rato vuela contemplando a su pequeño y charlando del cambio que supone tener un hijo, como se sienten, como les ha cambiado la vida, como son las noches….Esa suele ser la pregunta del millón cuando tienes un bebé. Esta es la pregunta que me siguen haciendo mi padre y mi madre cada mañana. La verdad es que ya no las paso en vela pero os aseguro que cuando venís a mi estudio a las sesiones de bebé vuelvo a recordar ese duermevela que me acompañó tanto, tanto tiempo.

Pero ánimo con el cansancio, no te agobies por todo lo que quieres hacer y ahora mismo no puedes, porque todo pasa y te aseguro que todo se añora. Son días, meses de adaptarse a la nueva vida, de subidón hormonal, de sentirte la mujer más fuerte del mundo a ratos y en otros momentos solo querer llorar porque no puedes ni ducharte. Esa es la magia de la vida disfrutar de los buenos momentos y aceptar los no tan buenos, que te harán más fuerte y consciente de tu fortuna, porque sin tormenta no hay calma, sin sombras no hay luz.

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.