Ares: un bebé con mucha paz

Cada sesión es distinta, porque cada familia, cada pareja, cada bebé son únicos y por mucho que planifique y vea fotos, encuadres y momentos en mi cabeza después llega la realidad. Algunas veces me quedo con las ganas de algunas imágenes que me había propuesto pero cuando veo el resultado y lo que evocan esas fotos me quedo feliz.

El pequeño estuvo muy tranquilo, se durmió y entre mimos y arrumacos de su mami y de su papi, que disfrutaron viendo a su pequeño en la sesión, y pude hacerle fotos sin que apenas se enterara. No siempre es así y no pasa nada, con paciencia y respetando al pequeño o la pequeña se consiguen fotos muy bonitas.

Para que la sesión sea redonda lo más importante es venir relajados y sin prisa, ese relax y la calma se transmite a los bebés y hace que todo fluya mejor, y con ganas de vivir la experiencia. La emoción y el amor se respiraban en el ambiente durante la sesión de Ares, disfrutaron los 3 de la sesión y creo que puede captarse en las fotos. ¿Qué opinas?

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.