Hace unas semanas te anuncié la publicación de la segunda edición de la  Blogirls 2.0 Magazine  que puedes ver un poco más abajo. En el post anterior te explicaba con un poco más de detalle que en la revista parte de mi viaje por Jordania, desde el desierto de Wadi Rum hasta Petra. En este post puedes continuar con mi aventura desde Petra a Amán.

….Al día siguiente nos esperaba uno de los momentos más mágicos del viaje, conocer la antigua Petra. Seguro que cuando veas la foto del Tesoro dirás eso es Petra para mi, pero Petra es mucho más. Es cierto que la llegada al Tesoro por el laberíntico camino tallado en la roca es espectacular, y que contemplar el cambio de color de dicha fachada te deja hipnotizada. Pero andar por la antigua Petra, contemplar sus teatros, recorrer sus calles, subir al Monasterio y contemplar su inmensidad no es menos impactante. No puedo olvidarme del reconfortante té, las increíbles vistas, ni de las profundas miradas en lo alto del Monasterio.

Petra

Tras el intenso día en la antigua Petra, desayuno jordano y a emprender el viaje,  hacia el Mar Muerto. Mohamed no nos acompaña, ha enviado a un conductor amigo suyo que no entiende casi nada de nuestro inglés, pero no es problema. Imaginamos que tras la discusión no quiere acompañarnos, y se lo agradecemos, hay menos tensión en el ambiente. Por el camino visitamos el castillo Karnak,

Castillo Karnak

la reserva natural de Dana, el monte Nebo donde murió Moisés y Betania donde Jesucristo fué bautizado.

Dana-jordan

Llegamos al Mar Muerto por la tarde y para nuestra sorpresa para bañarse hay que pagar una entrada en una especie de complejo acuático donde se bañan los locales. Nosotros queremos ir por libre, y así lo hacemos ante la sorpresa de nuestro conductor y el resto de bañistas. La sensación de flotar es muy agradable pero para mi no tanto la sensación de estar rodeado de agua tan densa, siento como que me aprieta, y ni hablar de meter la cabeza, imagina el picor de ojos. La elevada salinidad se nota en la piel, cualquier pequeña herida escuece muchísimo. Así que nos mantenemos un rato a flote disfrutando de otro increíble atardecer, al otro lado esta Israel.

mar muerto

Después del baño seguimos nuestro viaje hacia Amán. Necesitamos una ducha como agua de mayo, pero tendrá que esperar porque ha habido un error en nuestra reserva y no tenemos hotel. Somos unos suertudos, en unos minutos nos buscan otro hotel y todo solucionado. Después de la merecida ducha, nos ponemos en marcha para compartir una buena cena con una gran amiga mía de pasaporte Ecuatoriano-Jordano-Español. Nos recomienda lugares que visitar de Amán y sobretodo que no perdamos la oportunidad de conocer Jerusalem. Al día siguiente conocemos Jerash, la Ciudadela y el Bazar de Amán, pero eso te lo contaré en el próximo post.

 

 

Share →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>